IFL

FOCO CD LIBANÉS

FOCO CD LIBANÉS

Hay clubes que tienen un origen basado en la representatividad de una colonia, grupo o comunidad determinada, factor que los hace especial y valorable. Hay otros equipos que llevan muchos años vigentes, pasando por altos y bajos, ganando copas, perdiendo finales o tan solo participando en una cierta competición, y que es igualmente importante como historia. Sin embargo, muy pocos clubes han pasado por estos dos factores recién mencionados.

CD Libanés, con un origen que se remonta en el año 1992 de la mano de Marcelo Abraham, quien, a pedido especial de la Comunidad Libanesa en Chile de crear un club deportivo, tomó las riendas y junto a un grupo de paisanos y chilenos, formaron este equipo que hasta la actualidad sigue vigente. Hoy, Marcelo es el único jugador con origen libanés que va quedando en el club, y señala que la esencia del club no es la de hace 28 años, ahora prima mucho la amistad.

Cabe recalcar que la Comunidad Libanesa siempre ha estado presente con el club: “El colectivo nos da un apoyo económico anual, el cual nos sirve para cubrir unos gastos. Además, contamos con la sede para eventos. Ellos se ponen con nosotros, y somos uno de los pocos que sacamos la cara por la colectividad”, señaló Marcelo, y agregó que: “A pesar de las dificultades de este año por todo lo que está pasando, el financiamiento que nos hacen igual se mantiene”.

Desde sus inicios, han estado en muchas ligas, ganando varios campeonatos, incluso teniendo la oportunidad de tener entre sus filas a grandes ex jugadores profesionales como Rodrigo Goldberg, Rodrigo Barrera y Fabián Estay. Su primera experiencia en Liga Internacional fue en el 2006 donde se quedaron un año, y volvieron el 2014.

Sin embargo, un club con tanta historia, debe tener en sus recuerdos algún problema que provoque un tipo de quiebre; fue precisamente en su vuelta a nuestra Liga que el equipo se separó, y un grupo se quedó con nosotros y el otro partió a una liga del sector oriente de Santiago. Gonzalo Ojeda, jugador de CD Libanés desde 1995, parte del equipo Súper, dirigente y entrenador de la categoría Junior, nos dice: “Cuando fuimos al sector Oriente, el equipo se dividió porque unos integrantes no quisieron ir para allá, y los que fuimos tomamos el nombre de Libanés. En cambio, los que se quedaron en Liga Internacional, tuvieron el nombre de Colchoneros”.

Gastón Muñoz, jugador Golden y dirigente de los Junior, llegó al equipo Colchoneros cuando la Liga Internacional se jugaba en Pedro Fontova, pero lamentablemente en su arribo, sufrió una lesión que lo tuvo un año fuera de las canchas. Aun así, él nunca dejó de apoyar al club: “Soy de los que en el camarín prefiere ser parte de un grupo de amigos a que uno que gane campeonatos. Muchos años participé en otro equipo de otra liga que había perdido esta esencia, pero cuando llegué a Libanés, la reencontré. Al inicio tuve una esquince de rodilla y estuve un año fuera, pero siempre fui a ver al equipo por el grupo humano que hay”, nos explica.

Una de las novedades que tiene Libanés para este 2020, es la inclusión de una nueva serie: los GOLDEN debutarán este año después de que con el club Sin Fronteras, se juntaran e hicieran crecer las filas de esta institución. “Estuvimos a punto de empezar la Golden el año pasado, pero se nos cayó mucha gente y no se pudo. Prestamos jugadores al club Sin Fronteras, pero ahora hubo una unión y se dará la posibilidad de estar con esta serie para este año. Los objetivos son consolidar y armar el plantel”, nos aclara Marcelo Abraham.

Haciendo un balance de lo que fue el 2019 para el club, en la categoría Honor es donde estuvieron más cerca de alcanzar un título, y solo por un punto de diferencia, tuvieron que conformarse con el segundo lugar. Eduardo Paredes, jugador Junior, uno de los líderes dentro del camarín y sobrino de Gastón Muñoz, nos dice: “Quedamos con las ganas y algo de tristeza. Estábamos ilusionados con sacar el primer puesto”. Cabe destacar que la serie más joven de CD Libanés, se creó a fines del 2018 tomando el cupo que dejó el club Colombia de aquel instante, pero a partir del 2019 fueron Libanés Junior teniendo como DT a Gonzalo Ojeda: “Había que armar un buen plantel de amigos, porque todos venían de distintos lados. Para el segundo semestre, se formó un gran grupo, se vio más orden y más compromiso, y aparte, se jugó lindo. Perdimos por poco, pero hay revancha”

“Ya se acabó la transición de conocernos y todo eso, ahora vamos a ganar. En lo personal, sea banca o titular, quiero ver a mi equipo campeonar, y así lo sienten todos en el equipo”, nos declara Esteban, mientras que su tío, Gastón, señaló que: “Como dirigentes, vamos a hacer todo lo posible para que los chicos trabajen tranquilos y se logren los objetivos que tiene Gonzalo como DT y los jugadores se saquen la espinita con la que quedaron. Ellos se adelantaron en las proyecciones, esperábamos que este año fueran un equipo que está en la pelea, y lo fueron a finales del 2019. Este año van con todo”

La categoría Senior, en el Clausura 2019, obtuvieron el tercer lugar, pero Marcelo Abraham es categórico en señalar que necesitan cubrir puntos específicos para lograr un campeonato: “Los Senior juegan muy bien, pero de repente hay partidos que tienen poca gente; ahí los Súper parchamos un poco. A finales del 2019 lograron tener un buen números de jugadores, y ahora para este campeonato tenían un plantel más redondito”, y agregó: “Creo que falta un arquero fijo, hasta nosotros hemos tenido que prestar un golero para juegue con ellos. Si logran mantener un ritmo parejo, son campeones”.

Con la serie Súper, tienen una historia particular. Marcelo Abraham y Gonzalo Ojeda, ambos jugadores de la categoría, señalaron que necesitan de un DT, pero siempre han tenido problemas para mantener prolongadamente a uno: “Tuvimos a Rodrigo Ibarra, con el que peleamos el título a fines del 2018. Posterior a él, tuvimos a Luis Landeros, quien ahora es entrenador de Santiago Morning. Él te ganaba partidos de afuera, nos cambió la visión a muchos, y cuando estábamos con todo para empezar el Clausura 2019, lo llaman del ‘Chaguito’ Morning y tuvimos que sufrir su salida”, nos cuenta Abraham.

La serie Súper de CD Libanés terminó décimo en el Clausura 2019, ante esto, el fundador del club nos dice: “Tuvimos que retomar la búsqueda de un nuevo técnico, reencantarnos con el fútbol y todo eso”. Finalmente, nos explica que ahora hay un nuevo técnico que se llama Jaime Piccini, y que para él fue difícil dirigir a los Súper en el último campeonato porque estaban con lo justo, los jugadores no llegaban a la hora, entre otras cosas. Sin embargo, es un buen DT, que hace jugar bien al equipo, por lo que esperan estar en la parte alta del próximo torneo.

En paralelo, Gonzalo Ojeda reafirma que en la serie Súper hay un buen equipo, y nos cuenta que: “Al final del 2018 se formó la selección Súper de la Liga y jugamos la Limayor. Éramos ocho jugadores del equipo que estaban seleccionados y todos titulares, terminamos tercero y jugando bien, entonces pensamos que el 2019 era nuestro año, pero surgieron muchos problemas que al final se tienen que superar”.

Producto de la cuarentena provocada por el Covid-19, los dirigentes de CD Libanés están conscientes de que todo tipo de planificación económica ha cambiado, y lo importante, para cuando vuelva nuestra Liga Internacional IFL, es saber cuál es la situación de todos sus integrantes. Mientras tanto, ahora el orgullo se encuentra en ser el único club, junto a Olimpo, en tener un equipo para cada serie de nuestra competición: “Es un tremendo orgullo ser uno de los clubes que tiene un equipo para cada serie. Uno jamás hubiese pensado en formar todo lo que tenemos ahora. La gente quiere jugar por Libanés, y eso nos enorgullece”, cuenta Marcelo Abraham emocionado.

Es imposible no mencionar el afecto que tienen los jugadores por este club que tiene tantos años de vida y que el compromiso va sea cual sea la situación, o por lo menos así lo expresa Gastón Muñoz: “Yo tengo un tema en la rodilla que seguramente me impedirá jugar, pero no dejaré de apoyar al equipo. Me motiva el hecho de que mis sobrinos estén jugando, y si el equipo ya tiene casi 30 años, ojalá sean muchos más”.

Esta es una parte de la historia de un club con raíces paisanas, como idea de la Comunidad Libanesa en Chile que Marcelo Abraham formó y ha visto como cada año se hace más fuerte a pesar de la separación que hubo en algún momento: “Libanés es como un hijo, lo tuviste que criar, los primeros pasos fueron difíciles. Hoy somos una institución que es más grande que nosotros, talvez algunos no vamos a estar en un tiempo, pero la próxima generación va a estar. El club no es mío, es de todos”, afirmó.

Gastón nos habla de una identificación, que el club los ayuda a escapar de la rutina y que pase lo que pase, Libanés siempre es primero: “El equipo me ayuda a llevar el lunes porque ya piensas que el próximo domingo vas a estar con tu equipo, uno ya tiene una pasión. Yo soy hincha de Colo-Colo, pero si me preguntas si el domingo prefiero ver el clásico o ir a ver Libanés, siempre elegiré a Libanés. Vas creando un lazo especial con la institución. Ya tengo a mis sobrinos en el equipo, y espero que un día mis hijos, que son más pequeñitos, estén empapados con estos colores”.

Eduardo le da importancia al lazo amigos-familia que existe en el club: “Estoy con mis mejores amigos acá. No hay Junior o Senior, acá todo es Libanés y siempre Libanés. Yo le tomé un cariño único porque me apegué mucho con la gente. Espero los domingos con ansias, ver a mis compañeros y jugar a la pelota. Pase lo que pase, siempre tiramos la talla y nos alentamos. Siempre que pongo la bandera de Chile, al lado va la de Libanés. Para mí, Libanés es familia”.

Gonzalo Ojeda se enfoca en los sentimientos que le genera el club: “Esto es lindo, está arraigado en mí. Tengo 45 años y hace mucho estoy en Libanés, y pienso en estos cabros que cuando tengan mi edad, talvez sigan en el club, y eso te motiva. Al final uno está retribuyendo cosas ahora, te llega a los sentimientos. Doy las gracias por pertenecer a este club porque nada es fácil. Dentro de la cancha soy muy pesado, pero fuera de ella me río con todos, y todos lo quieren a uno por todo lo que entrega por el club”.

Sin duda, a pesar de tener casi 30 años de existencia, Libanés tiene mucho camino por delante, y ahora más que nunca con la expectativa de lo que será el debut de su categoría GOLDEN. Un club que tiene sentido de pertenencia en cada jugador, dedicación, compromiso, fraternidad y amistad, y ahora hay que agregarle el deseo de crecer y perdurar, porque esa es la esencia de este club, la historia, el cariño y la familia libanesa más fuerte que puede haber. Como nos dice Gonzalo: “La bandera de Libanés en lo más alto, siempre”.

Deja un comentario

Cerrar menú