IFL

FOCO CRUZ AZUL DE HAITÍ

FOCO CRUZ AZUL DE HAITÍ

Nuestra Liga Internacional IFL, tal como lo dice su nombre, ha tenido entre sus objetivos atraer comunidades extranjeras para compartir esta pasión que nos ha reunido todos los domingos por más de 20 años. Sin importar el color de piel, creencias ni ninguna otra condición, nuestra competición, una de las más cosmopolitas de Santiago, tiene entre sus filas al club Cruz Azul de Haití, quienes desde el 2017 han estado presentes, de gran forma, en nuestra Liga.

A pesar de ser un equipo formado por personas de la comunidad haitiana en nuestro país, este club se formó en Santo Domingo, República Dominicana, teniendo como gran líder a Valentín Asse, quien salió de Haití en busca de nuevas oportunidades y fue en este país de centro américa donde comenzó a forjar un proyecto que en Chile ha tomado mucha fuerza.

“Llegué a Chile el 2014 con el club, pero en ese tiempo yo llegué con dos jugadores. De ahí comencé a buscar más gente acá. Cada domingo fui a ver partidos de chilenos en parques para ver como era el fútbol aquí. Ahí me dije que era posible buscar más personas y hacer el equipo, pero pasamos muchos problemas en el camino”, nos cuenta Valentín, quien descartó que todas esas adversidades no fueron por motivos raciales, sino, netamente por la pasión que existe en el fútbol.

Su estadía en nuestro país ha sido de altos y bajos, tanto en lo deportivo como en temas económicos y sociales. Así fue como en el 2017, conocieron a Arrian Pickett, joven chileno que trabaja en una fundación que impulsa proyectos culturales y deportivos en distintas comunidades: “Al equipo lo conocí porque los invité a participar en un campeonato con clubes de Bolivia, Colombia y Perú. Era un campeonato de clubes de barrio que participaran en sus respectivas comunas, y así llegué a ellos”, nos dice Arrian, y agrega que a partir de ahí, conoció su amabilidad, su realidad y se dio cuenta que eran muy buenos deportistas. Es por esta razón, y con invitación de Valentín, es que el año pasado se convirtió en secretario del club, siendo un pilar importante en los proyectos del equipo.

Hay que destacar que durante esta pandemia en la que nos encontramos, Valentín ha logrado impulsar una escuela deportiva para niños, resaltando una labor social que hay por parte del club para la comunidad haitiana en nuestro país, y esto son los cimientos de una gran meta que tiene para el club: “Cruz Azul tiene muchos sueños, entre ellos, es llegar al fútbol de primera división; tenemos todos los papeles al día, pero nos faltan recursos. Ahora tenemos escuela de fútbol con 45 niños, y poco a poco ese sueño va a ir caminando. Me gustaría cumplir ese sueño aquí en Chile, pero hay que seguir trabajando”, y sobre los niños, agrega que: “Yo conseguí estos niños en dos días, porque ellos pertenecían a otro club, y son todos extranjeros. Muchos de estos niños no tienen recursos en sus familias, y nosotros tratamos de apoyarlos, queremos sacarlo a viajar, que jueguen en otros lados y sean parte de Cruz Azul”. 

En labores de secretaría, Arrian Pickett señala que su rol es de ayudar y estar presente en lo que más se pueda: “Fue mucha insistencia de Valentín, así que lo ayudo en lo que se pueda. Puedo aportar en que cada jugador se logre desenvolver en nuestro país, acá en Santiago principalmente, sobre todo ahora con la realidad que estamos viviendo con los niños, además del idioma y trámites legales”. De esta forma, Arrian ha sido testigo de una realidad fuerte y muy adversa: “Trato de ser parte de esta realidad; hay jugadores que llegan los domingos sin haber tomado desayuno, se cambian de repente zapatillas para poder jugar porque otros no tienen, juegan con canilleras de cartón. Es una realidad que queda”, nos cuenta.

Además, Pickett destaca mucho la labor realizada por Valentín en el club, señalando que prácticamente, Valentín Asse es Cruz Azul de Haití: “Llegó con dos personas a Chile, dos futbolistas más que habían salido de República Dominicana, y si él sale, sale el club porque él es el club. Habitualmente, los clubes son grupos de amigos; acá él tiene su visión y es algo que quiere entregar al mundo, algo que lo hace totalmente distinto”, nos afirma.

La llegada de Cruz Azul de Haití a Liga Internacional llegó en un momento en que más necesitaban apoyo, porque habían sido parte de otras competiciones en las que no fueron respetados: “Una vez, por puntos, salimos campeones, y no nos quisieron dar la copa. El año 2017 encontramos un campeonato de inmigrantes, y nos pasó lo mismo, no querían darnos la copa. Preferí salir de esa competición, y ahí recibí una invitación de Liga Internacional para participar, de ahí que estamos acá”, nos dice Valentín, quien se muestra muy a gusto con nuestra Liga.  

“Partido a partido fuimos cogiendo mucha confianza, y nos gusta mucho la Liga, porque les da la oportunidad a los jugadores de que se desenvuelvan en cualquier parte de Santiago. Nosotros salimos campeones el 2017, y tuvimos la oportunidad de estar en Limayor”, señala Valentín. Por otro lado, Arrian nos habla de la inserción del equipo en nuestra Liga: “La acogida que nos ha dado la Liga nos tiene bien contentos, nos gusta el ambiente, las rivalidades amistosas. Somos un club que está bien insertado en Liga Internacional IFL”, afirma Pickett.

Sin embargo, después de salir campeones, Cruz Azul tuvo muchos problemas, tales como la salida de algunos jugadores y problemas económicos. A pesar de aquello, nada ha sido impedimento para que este grupo de jugadores haitianos continúen en nuestra Liga: “Me gustaría estar siempre en Liga Internacional. Cuando un jugador mío comete algún error, antes de que la organización tome una decisión, yo mismo castigo a ese jugador. Liga Internacional es un lugar tranquilo, de buen ambiente, si tenemos problemas nos escuchan y ayudan”, nos dice Valentín.

Cruz Azul terminó tercero en Copa de Plata en el Clausura Honor 2019, muy lejos de lo que eran las metas que tenían en un inicio, y Valentín señala que todo fue por reiteradas discusiones en los partidos: “El 2019, Cruz Azul comenzó bien, llegamos con la confianza de lograr la Copa de Oro y volver a Limayor. Sin embargo, tuvimos discusiones con árbitros, muchas tarjetas amarillas, algunas expulsiones, además, perdimos puntos y muchos jugadores dejaron de ir”, sin embargo, de cara al regreso al fútbol, están con todas las ganas de jugar y participar.

Este club representa no solo a sus jugadores y dirigentes, sino, a toda la comunidad haitiana de nuestro país, la cual se ha insertado potencialmente en nuestra sociedad, y lamentablemente, no les ha tocado, en su mayoría, la mejor de las suertes. Sin embargo, este grupo de jóvenes, con la ayuda de Arrian y con el liderazgo de Valentín, buscan en el deporte y el fútbol una oportunidad de fomentar la recreación, la ayuda y la solidaridad con esta cultura, que si bien está muy presente en Chile, muy poco conocemos de ella.

Para Arrian, Cruz Azul se ha convertido en una puerta en la que se conoce una nueva realidad, una nueva forma de vivir el deporte, y en una nueva forma de vivir la vida. Para Valentín, el fundador y gran líder de este equipo, el significado que tiene para él es más profundo: “Cruz Azul es mi familia, borra de mi mente muchas cosas, como la tristeza de vivir lejos de mi país, lejos de mi familia. Cuando jugamos, me olvido de todo, pienso solo en fútbol. Desde que estamos con esta pandemia, los días domingo son tristes en mi casa, porque debería haber fútbol”.

Deja un comentario

Cerrar menú