IFL

FOCO CANADÁ

FOCO CANADÁ

Un equipo de fútbol debe tener, además de un buen funcionamiento tanto deportivo como directivo, momentos de risas, alegría, diversión y distracción; virtudes que en algunas ocasiones se materializan con un asado en el infaltable tercer tiempo, pero que simbolizan la unión y fraternidad que existe dentro de un grupo sólido de jugadores y amigos. Canadá, o mejor dicho, Dínamo, es un club que posee buen juego y un excelente grupo humano, a esto se suma su gran historia y su marcada lealtad con Liga Internacional IFL.

En 1995, en un pub cercano a la Plaza Ñuñoa, un grupo de amigos que jugaban baby fútbol decidieron formar un equipo de fútbol, el cual llevaría el nombre de “Dínamo”. Entre sus fundadores, se encuentra Rodrigo “El Chongo” Almendras y Mauricio “El Flaco” Ibáñez, quienes han estado, durante estos 25 años, ligados al club.

Este equipo, en su mayoría, estaba compuesto por ex alumnos de la Universidad de Santiago, y su primera competición fue en una liga bancaria, a la cual entraron con el nombre de “USACH Dínamo”. Posteriormente, en el año 2000, aterrizaron a nuestra Liga y desde ese entonces nunca han estado ausentes, siendo uno de los equipos más antiguos y fieles con nosotros: “Cuando entramos a Liga Internacional, en el segundo año de esta, solo había una serie todo competidor. Después se hizo una primera y segunda división, y nosotros hemos estado en todo ese proceso, pasando por el Salto, Pedro Fontova y ahora Noviciado”, nos cuenta Rodrigo Almendras.

Ellos destacan mucho la temática de la Liga con la idea de que sea “Internacional”, y es por ello que al momento de entrar a nuestra competencia, su nombre sufre otro cambio, el cual se ha mantenido hasta hoy: “Ya en Liga Internacional, la invitación a jugar fue por la Embajada canadiense, porque uno de nuestros jugadores trabajaba ahí y por eso entramos con el nombre de ‘Canadá’”, afirma Mauricio Ibáñez, que sin embargo, dice que para ellos hay una sola identidad: “En nuestro corazón somos Dínamo y siempre seremos Dínamo, porque así lo gritamos en la cancha, así tenemos el nombre en el grupo de WhatsApp y así lo sentimos”.

Durante 25 años, el listado de jugadores ha sido extraordinaria, y así lo confirma Mauricio: “Fácilmente, sacando cálculos hace un tiempo, han pasado más de 200 jugadores en este equipo. Han pasado unos que son muy buenos, y los que se van quedando somos los más malos”, nos dice entre risas, y Rodrigo por su parte, nos cuenta un poco sobre un jugador muy particular que pasó por el equipo: “Tenemos muchas anécdotas, y una de las que destacamos es que Patricio Cañete, uno de los organizadores de la Liga, jugó con nosotros durante varios años y fue goleador incluso, hasta que por una serie de lesiones tuvo que retirarse. Sin embargo, él es parte de la familia”.

Entre este gran número de jugadores que han pasado en el equipo, uno que ha perdurado en el tiempo es Jorge Martínez, que juega de lateral y es, junto a Rodrigo y Mauricio, delegado del club: “Yo juego mucho futbolito en la semana, y entre esos partidos que juego me topaba con Raimundo Rojas, coordinador de la Liga, y él me invitó a unos partidos al complejo deportivo de Iván Zamorano, que eran entrenamientos para Dínamo. Ahí los chicos me invitaron a jugar porque estaban mal de jugadores”, nos dice con humor.

Además, Jorge se sincera y nos describe su función dentro del equipo: “Siempre he sido de jugar futbolito o en espacios reducidos, la verdad es que me ha costado jugar fútbol. En la vida soy bien desordenado, y acá en Dínamo igual, pero uno siempre trata de aportar con la fuerza y el empuje, dar todo lo que uno pueda al equipo, levantar el ánimo y divertirse”.

El 2019 fue muy importante para este club porque se logró formar una nueva serie. Ya hace unos años han sido parte de la Súper Senior, y desde el año pasado, consiguieron tener su categoría Golden, obteniendo resultados positivos como el segundo lugar en la Copa de Plata del Clausura: “No fue un año en el que estuvimos preocupados del rendimiento, pero sí queríamos llegar a fin de año con las dos series intactas y lo logramos. Eso fue tremendo mérito porque las personas que llegaron en ese instante, renovaron su compromiso y quieren seguir”, dice Rodrigo.

Jorge tuvo la oportunidad de ser parte tanto de la Súper como de la Golden, por lo que en lo futbolístico, él apunta que el 2019 fue un año, que a pesar de tener ciertas dificultades, sacó cuentas alegras: “Si nos costaba tener 20 jugadores en una serie, era aún más difícil tener 40 entre las dos, entonces algunos nos repetíamos. En la primera mitad del año, la Súper anduvo bien, y los Golden partieron bien también pero nos desinflamos un poco porque muchos estaban muy viejitos y hace rato no jugaban fútbol, se lesionaron y perdimos al arquero que era uno de los mejores de la Liga porque se fue a estudiar afuera; incluso, nos hemos tenido que repetir arquero en las series”, señala.

Sin embargo, entre estos tres pilares del equipo, coinciden en que el mejor de sus rendimientos los sacaron para el asado al término de cada jornada: “El año pasado yo creo que tuvimos el mejor desempeño en asados. Yo creo que meses enteros habían parrillas con verdaderos cracks para el asado”, afirma Mauricio, mientras que Jorga agrega: “Termina el primer partido y se empieza a preparar el asado, de hecho, nos preocupa más que llegue la carne a que lleguemos a precalentar. Termina el segundo partido del día y se va a comer y a disfrutar no más”. 

En lo institucional, para Rodrigo es importante la relación que hay entre los jugadores, lo que les ha permitido crecer y mantenerse hasta la actualidad: “Nosotros tenemos una forma de comunicarnos respetuosa y lo mismo ocurre con los rivales, y en eso ha estado el secreto de poder mantenernos tanto tiempo juntos. Eso se logra solamente porque existe cariño y confianza en todas las personas”. Para Mauricio, el secreto es que no se hace diferencia entre los que él llama “estrellitas” y el resto, todos juegan por igual: “Cuando pisamos la cancha todos queremos ganar, pero sentimos la obligación de que todos tienen que jugar. Hay equipos que no tienen esa visión de largo plazo. Aquí existe un respeto al jugador, los buenos y los malos quieren ganar, pero no solo las estrellitas van a jugar. Lo importante no es ganar a toda costa un partido, lo que queremos es que en el equipo todos estén presentes, de hecho tenemos la política de que todos jueguen mínimo 30 minutos”.

Jorge va aún más allá en lo que él considera el secreto por el cual Dínamo ha estado vigente más de dos décadas, y le entrega mérito a Rodrigo y a Mauricio: “Fueron dos o tres años que nos costaba armar una gran plantilla, por eso yo pensé que casi era imposible formar dos series al principio, pero la tozudez del ‘Flaco’ y el ‘Chongo’ sacaron a flote el proyecto y funcionó. Ellos están en la conducción y empujan todos los años. Ese es un secreto importante, porque si el buque se está desarmando, ellos están poniendo una tabla para que no se hunda y no dejan de remar”.

En cuanto a los objetivos para cuando se pueda regresar al fútbol, Jorge apunta a los que quedaron pendientes el año pasado: “Poder tener un entrenador, porque siempre el encargado termina siendo un jugador y otro buen objetivo sería encontrar un arquero para la Golden”, mientras que Mauricio alude a las incontrolables ganas de volver: “En este momento, el único objetivo es entrar a la cancha y chutear una pelota, y después comernos un buen asado con una rica cerveza”.

Ante esto, Mauricio se da el tiempo de señalar el compromiso que tiene el club con Liga Internacional: “Nosotros llevamos 20 años en la Liga, entonces más allá de los sentimientos que hay por nuestro propio equipo, no vemos nuestra participación para solo jugar, lo vemos como parte de algo más grande y sobre todo este año que ha sido muy duro, pero parte de los objetivos también es ser un aporte para la Liga. Si tenemos que guardar distancia para jugar o ponernos cascos, lo vamos hacer, y si tenemos que jugar a un metro de la pelota, lo haremos, aunque muchos ya juegan así”, dice entre risas, y agrega: “Nuestro compromiso está con la Liga y vamos a hacer lo que sea para que vuelva”.

Finalmente, Rodrigo apunta a que el club es algo que lo ha mantenido durante casi la mitad de su vida, al igual que Mauricio, y por eso ve con muchas ganas la continuidad de este club por mucho tiempo más: “Todos mis grandes amigos han pasado por Dínamo en algún momento de su vida, ha sido un muy buen encuentro con ellos. Efectivamente, hemos pasado la mitad de nuestra vida en el equipo, ha sido algo súper importante, y por eso es bonito que lleguen nuevas personas para que el club esté varios años más”.

Parecieran que 25 años no son nada, y esa junta en un pub de Ñuñoa se realizó ayer, pero lo cierto es que muy pocos equipos a nivel amateur pueden contar la historia de Canadá, o Dínamo, como así lo sienten todos los que han pasado por el club. Un relato lleno de alegrías, anécdotas, triunfos y derrotas que no desmotivan para nada, y por sobre todo, asados que encienden el mejor de los ánimos. Este club, durante un cuarto de siglo, ha encontrado la forma de mantenerse, de ser perseverante y de nunca perder esa felicidad que los caracteriza, y que probablemente, los mantenga unidos muchos años más.

Deja un comentario

Cerrar menú