IFL

“HASTA SIEMPRE, KIKE”

“HASTA SIEMPRE, KIKE”

La vida es una suma de momentos que abarcan todas las emociones posibles, pasando por los extremos más alegres, y otras veces, en los más desgarradores. En ciertos casos, ante alguna adversidad, siempre se apela a “que todo tiene solución”, y es el fútbol un remedio idóneo para olvidar problemas, malos ratos y situaciones negativas, sin embargo, hay solo una cosa que es irremediable y que ni este deporte tan bello lo que puede subsanar: la muerte.

En todo orden de cosas, la muerte golpea, lastima y te hiere porque, al fin y al cabo, en la mayoría de los momentos esta es injusta e inesperada, y es precisamente eso lo que la hace tan dolorosa. Enrique Escobar tiene 43 años y viene de Talcahuano. Enrique es un tipo alegre, carismático y acogedor con el resto, solidario y entusiasta, comprometido y, sobre todo, un muy buen amigo. Enrique es fanático del fútbol e hincha acérrimo de Universidad Católica. Además, Enrique es parte de Liga Internacional IFL jugando por el club de sus amores, Salesianos FC, y más importante, es el alma de este grupo. “Kike”, como lo llaman sus cercanos, lamentablemente, partió un miércoles 25 de agosto al descanso eterno; descanso y tranquilidad que la vida terrenal no siempre te da.

Kike llegó a Salesianos FC gracias a Raúl Guerra y Mario Sepúlveda, este último, capitán histórico del club, y desde el primer momento se acopló perfecto a este grupo formado por compañeros de curso del reconocido colegio, y a pesar de no haber estudiado ahí, era como si hubiese conocido a cada integrante de toda la vida. Con el tiempo se fueron incorporando más jugadores que no eran salesianos precisamente, y él los fue acogiendo a cada uno: “Él era el que ponía la alegría, la talla, siempre en el tercer tiempo y compartiendo. A quien llegara al equipo, él lo sumaba, lo incorporaba, siempre tenía preocupación, siempre generaba el sentido de pertenencia de Salesianos”, nos dice Diego Flores, delegado del club.

Es el mismo Diego quien recalca lo difícil que es imaginar el club sin la presencia de Kike, alguien que estuvo en todas, que fue parte de los planteles campeones y del crecimiento del equipo: “Él era el alma de esto; para él, Salesianos era todo. Inventó el grito, era él el que lo hacía en todos los partidos”, y agrega: “Él era la identidad de Salesianos, más allá de los que éramos compañeros de colegio, él siempre fue una pieza fundamental del grupo”.

Las palabras son fuertes y grandes para describir la relación que Kike tenía con el club, y así lo afirma Diego: “Me atrevo a decir que Salesianos era una pieza súper importante en su vida, le dedicó mucho tiempo, y te insisto, no solo en los partidos, sino, al grupo; en los momentos más duros cuando las cosas no te salen, él era de los que echaba para adelante, siempre estaba con un ‘vamos Salesianos, no nos desanimemos'”. Además, Diego nos cuenta que Kike, en su afán por hacer más unido al grupo, era parte de los Senior teniendo edad para jugar en los Súper: “Él decía: ‘yo me voy a quedar con los cabros más jóvenes para armar el equipo, y cuando ya esté bien conformado, me voy a ir a los Súper’. Siempre lo molestábamos, que ya estaba pasadito los 40 años y se quedó ahí simplemente para eso, para afiatar el grupo, para bancarlo”.

También, Diego narró, en parte, cómo fue el final: “El último tiempo lo estaba pasando mal, estaba con una depresión fuerte, sufrió un infarto e incluso tuvo Covid después…Todo esto es bien duro, porque de una u otra forma, esta enfermedad no es fácil de tratar, no es fácil de identificar y cómo apoyarla, y en este escenario de pandemia era aún más duro para una enfermedad de estas características”, relata, y a la vez, explica el valor de la amistad que había de por medio: “Nos tocó a todos como equipo y como amigo…Éramos amigos, nos hicimos muy cercanos y mucha de la gente de Salesianos eran sus amigos más que solo compañeros del domingo a domingo, de hecho, algunos que pasaron por el club y ya no nos acompañan en cancha fueron hasta el final sus grandes amigos, entonces aún no lo digerimos”.

Sobre el funeral, este se realizó en Talcahuano el mismo día domingo que se jugó la fecha 9 del Campeonato, la misma jornada en donde sus compañeros y amigos de ambas series rindieron un solemne minuto de silencio antes de que empezara a rodar el balón, el mismo día en que Aldo Dinamarca, jugador de los Senior, hizo un gol y lo festejo con una polera diciendo “Kike por siempre”, y mientras esto ocurría en Santiago, en el sur, el querido Kike era despedido por su familia y sus amigos más cercano, incluido algunos compañeros de equipo que viajaron para estar presentes. Todo esto sucedió en un tono respetuoso, pero con mucha pena, sin embargo, ni la muerte separó a Enrique de su amor por el club, y es por ello que lo acompañó la camiseta del equipo que le entregó tantas alegrías: Salesianos FC.

“Ahora que pasó esto, todos han mandado fotos y en todas estaba celebrando, abrazado, compartiendo. Con muchos del equipo compartía afuera de la cancha y siempre, como te digo, era el que generaba ese espíritu de Salesianos sin ser salesiano, que es lo más paradójico”, nos sigue contando Diego con mucha emoción y pone sobre la mesa lo que se vendrá para el club ahora en adelante: “Se van a seguir cultivando los valores que él dejó a modo de homenaje. El golpe es duro, pero a medida que vaya pasando el tiempo, hay que levantarse por las mismas ganas que él ponía. Ahora lo estamos digiriendo, pero yo creo que va a haber una etapa donde cada junta que se irá dando, será siempre acordándose de todos esos momentos que se vivían con él, y que él promovía, porque él era el de los asaditos, el de las juntas, era mucho de eso. Todo va a girar en torno a su recuerdo”, afirma.

Además de los sentidos homenajes que sus compañeros rindieron en la jornada 9 del Campeonato, Diego nos dice que como club decidieron retirar el número 2 en ambas series, ya que era la dorsal que utilizaba, y se sumará un detalle al escudo del equipo en su honor.

En lo que es netamente futbolístico, Salesianos en su serie Súper quedó eliminado de los play off finales, mientras que en los Senior-Master, están con chances de ascender. Para Diego, ahora lo importante es fortalecer el grupo, ya que han estado muy afectados por jugadores lesionados, por pandemia y el caso de un compañero que estuvo entubado, y ahora, que se suma la triste partida de alguien muy importante en su interna, saben que tienen que salir adelante, volver a afiatarse y mantener vivo el legado de Kike.

Diego, como su amigo, le cuesta encontrar las palabras adecuadas ante una despedida que no le pudo dar, y simplemente todo recae en darle las gracias: “Solo le diría que cada grito de Salesianos se hará con su recuerdo y anhelando que fuera él quien lo haga, que fuera el que lo liderara. Salesianos es algo que no va a morir por todo lo que él sembró en el grupo, y que hace que sigamos unidos y que seamos dos series. Si se ha generado unión en ambos grupos, es gracias a él…Quizás, solo decirle gracias al, como él se autodenominado, mejor lateral de Chile”.

Y termina con un mensaje para su equipo, compañeros y amigos: “Salesianos es una familia y todo lo que nos pasó con Kike nos demuestra que somos un grupo que se tiene afecto, que las personas no pasan por pasar, y que cada miembro sepa que tiene dos series con jugadores que están dispuesto a tender una mano y que nunca dude que cuando no la están pasando bien, alguien de cualquiera de ambos grupos los va a escuchar y tratará de ayudar”, finalizó.

Esta es la historia de un amor incondicional que ni la muerte la separa, la historia entre “Kike” y Salesianos, la historia de un hombre que a pesar de no haber estudiado en el colegio y no ser compañero del grupo original, se encargó de crear el sentido de pertenencia, identidad, amistad y familia. Cada integrante de este club lo sabe, y es por él que en cada una de nuestras canchas cuando se escuche un “Porque tenemos sed, Salesianos FC”, será para él y por él, y que el tercer tiempo será con una cerveza en la mano y un salud al cielo, allá arriba en la cancha más bonita de todas, en donde, seguramente, el mejor lateral de Chile y de Salesianos estará por la eternidad.

Como Liga Internacional IFL, nos sumamos a las condolencias y pena a la familia y a nuestro club, Salesianos FC, y también agradecemos públicamente el relato y testimonio de Diego Flores en estos momentos tan duros con el fin, desde nuestro rincón, rendirle un homenaje a alguien que no será olvidado.

Hasta siempre, Kike.

Deja un comentario

Cerrar menú