IFL

FOCO DEPORTIVO BARRALES

FOCO DEPORTIVO BARRALES

El origen de todo club de fútbol se compone de una serie de factores; amistad, sentimientos, casualidades, competitividad, entre otros. Sin embargo, en muy pocas ocasiones se da que este comienzo se debe a un legado, una herencia, el cual obtiene mayor significado cuando se mezcla la familia con la pasión por el fútbol. Deportivo Barrales es un club que mezcla a la perfección cada una de estas definiciones, teniendo una historia que se basa en la familia, algo que reunió a tíos, primos, hermanos y amigos en torno a la historia de alguien que amaba el fútbol.

Sebastián Cerda Barrales es nieto de Rosamel Barrales, y es por este último que el club lleva su nombre en honor al recuerdo que dejó en su familia en base al fútbol: “El 2008 a mi tata lo diagnosticaron de cáncer al estómago, y sabíamos que tenía más o menos una cierta cantidad de meses de vida. Entonces, con mis tíos, mi papá y mis primos, conversamos la posibilidad de hacer un club en honor a él aprovechando que lo íbamos a tener un poco más. Nos juntamos y le dimos el nombre de Rosamel Barrales, pero con el paso del tiempo, el club fue mutando y pasó a ser Deportivo Barrales, que es como nos conocen en todas las ligas, pero su nombre de base fue el nombre de mi abuelo”, nos cuenta con cariño Sebastián, quien hoy es el último Barrales que va quedando en el equipo, aunque desde el año pasado su hijo también se incluyó en la plantilla de jugadores.

Este club, además de estar conformado por los Barrales, también se inició con familias amigas y cercanas a esta dinastía. Un ejemplo claro son los Contreras, destacando a Cristian “El Rorro” y Bastián, el actual capitán del equipo, quien está en la escuadra desde los 14 años: “La jineta ha pasado por cuatro personas, y yo he ganado cuatro o cinco títulos siendo capitán. Es un honor poder representar esto que es tan familiar, tanto que nosotros amamos el fútbol, nos encanta, somos un grupo unido. Para mí es un honor ser capitán de Barrales”, nos dice Bastián Contreras.

Queda en la memoria que don Rosamel alcanzó a ver jugar a este club creado en su honor: “Nosotros partimos los amistosos en agosto de 2008, empezamos a participar en ligas en marzo de 2009 y mi tata falleció en abril de ese año. Mi abuelo alcanzó a ver unos partidos, y obviamente disfrutar de lo que le gustaba tanto”, aclara Sebastián.

En cuanto a resultados, Deportivo Barrales ha conseguido, en sus once años de vida, un total de doce títulos y dos ha ganado en Liga Internacional IFL: el Apertura Honor 2018 y la Súper Copa Honor 2019. Cabe destacar que dentro de la serie más joven de nuestra competición, Barrales es el club más longevo, con un promedio que va alrededor de los 35 años, y aproximadamente, solo cinco jugadores tienen menos de 30 años, siendo el hijo de Sebastián, Matías Cerda, el menor del plantel.

A pesar de tener la edad ideal para jugar en la categoría Senior, tanto Cerda y Contreras afirman que como club quieren seguir en Honor: “No queremos ir a la Senior porque creemos que aún nos queda mucho por dar en Junior, de hecho, el año pasado estuvimos peleando Copa de Plata. Cuando hemos quedado fuera de Copa de Oro, discutimos y tuvimos bajones anímicos increíbles, pero somos todos amigos, tenemos unión, nos consideramos familia, por lo que hay un fiato fuerte, y por eso nos caracterizamos por tirar siempre para adelante”, afirma Bastián.

Si bien, en el Clausura 2019 consiguieron el segundo lugar en la Copa de Plata, Sebastián Cerda afirma que este resultado no fue por una cuestión de edad, sino, por poca regularidad de algunos jugadores: “Hubo gente que no pudo ir por distintos motivos, y como estamos en una edad muy avanzada para jugar con cabros de 20 años, necesitamos tener rotación. Ahora estamos tratando de armarnos con un poquito de gente joven, que sean buenos refuerzos y vengan a refrescar el equipo”.

De manera especial, Sebastián nos cuenta también que quiere aprovechar la oportunidad de compartir cancha con Matías, su hijo, y por qué no, volver a salir campeones en la Junior. No descarta que tal vez, más adelante, tenga que jugar en Senior, y también, nos reconoció que existe la pequeña idea de formar un equipo Golden con tíos de mayor edad, trayendo de vuelta esta gran dinastía de Barrales, aunque es honesto en decir que tienen que ver muchos temas de por medio para que esto se llegue a concretar algún día.

Los objetivos para este 2020 son muy claros, y de gran expectativa: salir campeones y jugar una vez más el torneo de Limayor para representar a nuestra Liga. “La meta para este año es llegar a lo más alto, salir campeón, y si es posible, llegar a realizar una buena presentación a la Limayor”, nos dice Bastián, y agrega que: “Cuando llegamos a Liga Internacional, salimos campeones al tiro en el 2018. Fuimos a la Limayor y no lo pasamos tan mal; si bien rescatamos un punto, tuvimos partidos muy peleados”. Mientras tanto, Cerda señala que: “Esperamos volver a salir campeones, porque en realidad ese es nuestro foco siempre, no participamos por venir a tomarnos una cerveza. Nos cuidamos y mantenemos bien físicamente y por ahí también nos queda esa inquietud de permanecer en Junior porque todavía sentimos que podemos ganar algo”.

La llegada de Deportivo Barrales a Liga Internacional IFL fue bastante anecdótica, ya que iban a participar en una competición cercana, algo que, finalmente, no ocurrió: “Buscando y averiguando, nos recomendaron Liga Internacional. Tuvimos reuniones, vimos las instalaciones, y nos encantó, así que decidimos quedarnos acá”, nos narra Bastián, mientras que Cerda nos habla de la buena relación con la organización: “No somos un club odioso, no peleamos con los rivales ni con los árbitros. Hay una relación cercana con los organizadores. Nuestro club ha representado a la Liga afuera, y en lo personal, junto a Bastián y otros compañeros hemos estado en la selección. En general, hay mucha cercanía, nos conocen”.

Bastián Contreras, en una frase logra describir de forma certera lo que es el equipo para él: “Significa años de historia. Para mí, esto es amor, entrega, sacrificio, unión familiar, todo”. Para Sebastián, cuando se le pregunta lo qué es para él este club, es imposible no pensar en su abuelo: “Yo no soy tan bueno ni nada, he tenido la posibilidad de ser goleador en esta y otras ligas, pero yo no voy a jugar a la pelota porque sea bueno o malo. Me han ofrecido ir a jugar a otras partes, pero por nada dejaría esto, porque este proyecto lo formé y lo cree yo, y para mí es el recuerdo de mi tata todos los fines de semanas y representar los valores que nos entregó a la familia. No es fácil, yo vivo en la quinta región, y tener que viajar todos los domingos implica un gasto no solo económico, sino también en lo familiar, pero para mí no es un sacrificio, yo espero el día domingo para ir a jugar. Este club es el legado de mi Tata, Barrales es todo para mí”.

Esta es el relato de un equipo sorpresivo, ganador, fuerte, firme en sus convicciones, el que recibe un gran apoyo domingo a domingo, y que a pesar de la avanzada edad que tienen para jugar en la categoría en la que se encuentran, no dudan en que pueden estar en la pelea, compitiendo codo a codo con quien se les cruce, ya sea en nuestra Liga Internacional o representándonos afuera. Esta es la historia de un legado familiar inquebrantable. Esta es la historia de Rosamel Barrales, que sin duda, estaría muy orgulloso de ver a estos jugadores plasmando cada uno de los valores que dejó antes de partir.

Deja un comentario

Cerrar menú